martes, 12 de marzo de 2013


Sonámbula. Me dirijo al laberinto. Con los bolsillos mojados y las cremalleras despeinadas. Excusando las sacudidas con descargas de liberación. Sorteando a las baldosas en su inesperado asalto.  El paseo se me antoja infinito, pero creo que daré otro rodeo.  Llevo el paraguas abierto. Aunque, a estas alturas, la lluvia apenas me importa. Sólo quiero atraer a tus relámpagos.

G. 

4 comentarios:

  1. A mí solo me hace quererte cada día más y más.

    ResponderEliminar
  2. Sin palabras, la verdad. Tus textos me maravillan.

    ResponderEliminar
  3. No podía haber halagos por aquí y que ninguno fuera mío.

    ResponderEliminar