domingo, 27 de noviembre de 2011

Nunca llevo reloj para no darme cuenta de lo tarde que llego a la vida. Pero no me importa. La atemporalidad siempre me ha cautivado.

G.

1 comentario:

  1. Cada vez que veo una nueva entrada en tu blog me encanta =)

    ResponderEliminar