martes, 28 de mayo de 2013


Que las musas no se marchan. Solo duermen cuando creen no volar. Se esconden entre impacientes silencios y párpados vacíos,  para descansar de la mirada de indiscretos.  Se desvanecen en el sillón con astucia calculadora.  
Y te quedan ahí, esperando entre cojines, disimulando necesidad. Tan fácil era como acompañarlas en su letargo para que vuelvan a bailar de tu mano.  Para que en la inspiración seas de nuevo. Para que te acaricien los sueños y te besen las madrugadas.
Descuenta los días impares que no nos hemos citado. Ni recitado. Que la felicidad es un té contigo.

G. 

4 comentarios:

  1. Más fácil de lo que solemos pensar. Fíjate, yo soy feliz cuando me lees.

    G.

    ResponderEliminar
  2. No puedo explicar porque (con mucha precision) pero inevitablemente al terminar de leer este hermoso texto, senti la necesidad de relacionarlo con cascabeles. Cascabeles ruidosos y en silencio. Como cuando escribes algo con más que sentimientos y sabes que eres feliz.
    No hagas mucho caso a mis incoherencias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Soy fan de tu manera de transformar emociones en palabras. Cómo me alegro de aquel día que nos conocimos y de haber descubierto que tú también tenías un blog. La vida es sin duda más bonita después de leer tus palabras.

    ResponderEliminar