sábado, 24 de marzo de 2012



       Insomnio, sugus de colores y unas líneas perdidas de ascensor. Afortunada exploradora de cofres de cartón. Envoltorios dorados decoran mi salón.  Las flores más bellas se hallan ahora entre mis dominios. Y una nueva oportunidad para inmortalizar la esencia que, tras carreteras secundarias, se deposita definitivamente en mis manos.
     Verosímiles guiños, potencial presencia. Ansiosa de bordear los niveles que nos separan. Edulcorado agradecimiento. Decido emplumarme, verde, y abandonarme al regocijo de mi sofá, para que así, entre la placidez pueda, por fin, con exquisita delicadeza, acaudalar la fortuna más preciada que alguien pueda atesorar.

G.



4 comentarios:

  1. No hay nada que pueda escribir ahora que se iguale a la enorme sonrisa que tengo en mi cara :)

    ResponderEliminar
  2. Solo quería que fueses tan feliz como yo con mi pequeña Moleskine :D

    ResponderEliminar
  3. Me he enamorado de la camiseta.

    ResponderEliminar
  4. Eres genial y siempre lo serás.

    ResponderEliminar